domingo, 26 de julio de 2009

HUKAMNAMA Y KATHA 26-7-09


Traducción y Reflexión por :
Bhai Ji Sahib Haribhajan Singh Khalsa & Bibi Ji Sarabjit Kaur
Descargar Fuentes Gurmukhi
WaheGuru Ji Ka Khalsa, WaheGuru Ji Ki Fateh!
Domingo 26 de julio,2009, 4:30 AM.
AQUI :
Audio Hukamnana Katha del Hukamnama



TIKA Y KATHA : VINCULARNOS CON LA TRADICION PERENNE
Katha es la explicación y disertación verbal de Gurbani (las enseñánzas del Guru) y de nuestra fenomenal historia. Katha ha sido una esencial parte de la práctica sikh desde el comienzo revelado del Sikhismo por Sri Guru Nanak Dev Ji. Gurbani Katha es también una forma de Amrit, cuando las enseñanzas verbalmente expresadas en Katha nos hacen llegar a este escenario sublime de la inmortalidad. En la misma manera que el Naam / Gurbani es Amrit la disertación este Naam / Gurbani es también Amrit como nos indica Sri Guru Amar Das Ji en la cita anterior. Tika es una palabra en préstamo de las lenguas originarias, "Explicar", significa el comentario, la exégesis o la explicación, especialmente de un texto religioso. Originalmente provee una paráfrasis simple de las revelaciones espirituales y místicas, un tika puede aceptar un análisis exhaustivo y la interpretación del texto . Tales tikas y comentarios han sido parte de la tradición religiosa india desde tiempos remotos.



ROMANIZACION DEL GURUMUKHI
sorath mehlaa 9.jo nar dukh mai dukh nahee maanai.sukh sanayhu ar bhai nahee jaa kai kanchan maatee maanai. 1 rahaa-o.nah nindi-aa nah ustat jaa kai lobh moh abhimaanaa.harakh sog tay rahai ni-aara-o naahi maan apmaanaa. 1aasaa mansaa sagal ti-aagai jag tay rahai niraasaa.kaam kroDh jih parsai naahan tih ghat barahm nivaasaa. 2gur kirpaa jih nar ka-o keenee tih ih jugat pachhaanee.naanak leen bha-i-o gobind si-o ji-o paanee sang paanee. 311

SORAT'H, NOVENO MEHL (AMADO): Ese hombre que en medio del dolor, no sienta dolor, que no es afectado por el placer, afecto o miedo y quién parece igual ante oro y polvo 1 pausa Quién no oscila por la calumnia o alabanza, ni es afectado por la codicia, apego u orgullo; quién permanece sencillo en la alegría y el dolor, en el honor y el deshonor 1 Quién renuncia a todas las esperanzas y deseos y sigue estando desapegado en el mundo; quién no está emocionado por el deseo sexual o el enojo—dentro de su corazón, Dios mora. 2 Ese hombre, bendecido por la Gracia del Gurú, comprende. Oh Nanak, él se une con el Señor del Universo, como el agua con el agua. 3 11Domingo 11 de Saawan (Samvat 541 Nanakshahi) (Página: 633)


REFLEXION ESPIRITUAL : " VAIRAGYA O DESAPEGO "


"Quién renuncia a todas las esperanzas y deseos y sigue estando desapegado en el mundo; quién no está emocionado por el deseo sexual o el enojo—dentro de su corazón, Dios mora."SGGS 633
Se debe destruir un apego en forma desapegada. Es decir no tiene sentido sustituir un apego por otro, o desapegarse de algo solamente porque se está apegado a otra cosa. Tome el ejemplo de un fumador que se desapega del cigarrillo porque no le alcanza el dinero para comprar la cocaína que también le gusta. En el caso de que el componente faltante sea el desapego, el resultado es directamente negativo. No se cristaliza lo que el espíritu requiere para "crecer" sino por el contrario, el resultado de este trabajo bloquea el avance del espíritu, y lastimosamente el logro del esfuerzo hecho en la dirección equivocada es equivalente a un obstáculo físico al cual hay que quitar del camino antes de seguir avanzando. Si tomamos el camino en forma literal, el equivocarnos y tomar una dirección equivocada nos lleva necesariamente a desandar el camino recorrido en forma equivocada, hasta el punto en que retomamos el camino correcto.
En el plano espiritual lo que ocurre es que la fuerza de voluntad realmente fue entrenada y el entrenamiento siguió una pauta marcada por la conciencia de sí que nos indica cual es el camino para el mejor desarrollo pero como el entrenamiento no cuenta con el componente del desapego, toda la fuerza nueva adquirida va dirigida a reforzar el nuevo apego que tenemos. El resultado es que aumenta nuestro apego y nuestra capacidad de defenderlo como algo positivo. Para unirnos al universo habíamos dicho que necesitamos deshacernos de los límites que nos imponemos nosotros mismos (apego) así que el primer trabajo a realizarse para seguir avanzando sería desmontar la fuerza que sostiene a ese apego. Solo entonces estaremos en condiciones de continuar avanzando. En cuanto a los requisitos necesarios para trabajar, podemos disponer de todos ellos, pero en línea general, dispondremos de ellos solo en forma parcial cuando somos seres espirituales medianamente desarrollados, y solo a medida que aumente nuestro nivel, nuestra capacidad de usar estos elementos para progresar también aumentará. El tercer elemento requiere una especial atención, ya que dada nuestra situación precaria como seres espirituales, es poco probable que podamos desapegarnos de buenas a primeras. Siempre estamos apegados a algo. Ya que no podemos desapegarnos totalmente, por lo menos apeguémonos a algo que sea un objeto de apego menos direccionado a satisfacer nuestros deseos. Específicamente podemos hablar del apego a otra persona pero en forma indirecta. Es lo que normalmente llamamos amor. Es decir que lo que hacemos lo hacemos para satisfacer al ser amado, pues la satisfacción del ser amado es lo que nos satisface a nosotros. Podemos practicar la fuerza de voluntad para ceder al ser amado la parte física del universo que "nos corresponde" y al cual estamos apegados, pues asumimos que el ser amado será más feliz de este modo. Llámese a esta cesión de nuestro "derecho" la cucharada de helado extra, o el último chocolate de la caja, el único pan que queda, el único abrigo que tenemos, un masaje reconfortante, etc. El desapego es una parte importante de muchas doctrinas religiosas. Como puede verse, lo que en unas doctrinas es llamado desapego, en otras es llamado amor. La relación entre amor y el mundo físico, es que este último es necesario para poder entrenar la fuerza de voluntad y el desapego que nos permite aumentar nuestra sensación de unión con la persona amada. En niveles de conciencia básicos, es necesario un obstáculo al cual oponer la fuerza de voluntad, a fin de que esta pueda desarrollarse. A partir de cierto nivel, tenemos la capacidad de seguir avanzando sin tener que utilizar herramientas básicas, pero hasta alcanzar este nivel, visitamos el universo físico a fin de aumentar paulatinamente nuestro nivel. A medida que vamos avanzando en el arte de amar, va creciendo nuestra capacidad de amar paralelamente con nuestra fuerza de voluntad. Esta fuerza de voluntad es lo que requerimos para desprendernos de los vínculos que nos amarran y no nos permiten tomar conciencia de nuestra pertenencia a la Unidad. Como cualquier otra fuerza que tenemos, la fuerza de voluntad también tenemos que entrenarla. La repetición de actos de desapego nos da una mayor fuerza de voluntad para continuar con mayores actos de desapego. Un efecto secundario de este acto de amor es el sufrimiento que acarrea, pero no es al revés. Es decir, no estamos aquí para sufrir, sino que el sufrimiento es solo un efecto secundario, así como las agujetas no son el objetivo de hacer ejercicios físicos, sino su consecuencia, cuando uno no está acostumbrado a ellos. A medida que uno va entrenando, las agujetas dejan de aparecer. Así mismo, en el espíritu que va progresando en el arte de amar, el sufrimiento es cada vez menos frecuente. Que un niño tenga que ceder su helado a la hermana es razón suficiente para un berrinche, pero no lo es para un hombre cediéndoselo a la esposa. Este entrenamiento del espíritu, esta fuerza de voluntad se cristaliza en nosotros. Con el tiempo, dejamos de ver el ceder el helado o el último chocolate como un sacrificio, sino que es un placer cedérselo al ser amado. Esto ocurre porque ya no estoy cediéndole a otro sino que lo ofrezco a mí mismo. Al parecer, desapegarse significa en realidad desapegarse de los límites que nosotros mismos nos imponemos. Al desaparecer el límite con la persona amada, no puedo apegarme a un chocolate y no dárselo. Que lo coma esta o yo es exactamente igual, ya que somos uno solo. El otro deja de ser tal y somos uno solo. En ese momento, deja de existir el sacrificio. Nos damos cuenta de nuestra unidad con el ser amado. Esta toma de conciencia es nuestro objetivo, pero a escala universal. La fuerza de voluntad es lo que se cristaliza en nuestro espíritu, y lo que le permite con el aprendizaje obtenido en el mundo físico trabajar en la toma de conciencia de su unidad con Dios, tener una percepción de su Divinidad. Paralelamente al aprendizaje de toma de conciencia, la fuerza de voluntad que ganamos como seres físicos, cristaliza en nuestro espíritu. El ejercicio de amor (o desapego) que realizamos en el universo físico nos une a nuestros semejantes, y al mismo tiempo nos da una fuerza de voluntad que se cristaliza en nosotros y permanece en nuestro espíritu más allá de la muerte física. Nuestro espíritu utiliza esta fuerza de voluntad ganada en el mundo físico para a su vez desapegarse de aquello a lo que se siente apegado y que es su impedimento principal para incrementar la conciencia de su unidad con el universo. A mayor amor, mayor comunión (o Samadhi). Hay que asumir que en el mundo espiritual, por mas eterno e ilimitado que sea, como espíritu no nos sentimos parte del todo, pues si fuera así cual sería la razón para encarnarnos en un universo limitado en el cual nos sentimos aislados de todo. Cabe mencionar aquí que hay cierto tipo de apego que va mas allá de lo material, y del cual, normalmente, cuesta mucho más desapegarse que de los apegos materiales. Se trata de la imagen que proyectamos. Si proyectamos una imagen de “doctor” casi nos ofende cuando nos tratan de señor en vez de usar el apelativo “doctor”. Como este objeto de apego no lo “damos” a nadie, no vemos que sea un objeto de apego, y por lo tanto nunca tratamos de desapegarnos de el. Pero al igual que cualquier objeto de apego, nos separa del universo, ya que consideramos iguales solo a aquellos con títulos similares y el resto es diferente. Es posible que una limitación similar a esta sea la que tenemos como espíritu. En el mundo espiritual, tal ejercicio de fuerza de voluntad no sería posible por la sencilla razón de que no hay límites ni temporales ni físicos para el espíritu, por lo tanto no es posible “ceder” algo a otro espíritu, pues todos los espíritus son igualmente ilimitados. El “sacrificio” solo es posible cuando hay limitaciones físicas. Sin limitaciones no es posible entrenar la fuerza de voluntad. Para poner un tipo de paralelismo, si ganara un premio consistente en provisión ilimitada de chocolate de una fábrica de chocolate, al cual soy un gran aficionado, no sería ningún sacrificio el convidar un chocolate a la persona amada. Tal vez esta lo disfrute, pero yo mismo no siento que es un acto especial, ya que el chocolate no me cuesta nada, y siempre hay más para mí. En cuanto quiebre esa única fábrica de chocolate, sería un sacrificio cada chocolate que regalo, en la medida en que yo los desee. Desde este punto de vista se vuelve muy lógico la frase de Cristo: “Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja a que un rico entre al reino de los cielos”. Si somos ricos, es más difícil encontrar cosas que nos cuesten esfuerzo ceder al ser amado (Un magnate puede comprar un collar valorado en 5 millones $ a su esposa y no parece afectarle mayormente) mientras que a una persona con menos recursos, aun un collar de bijouterie significa un esfuerzo. Sin embargo, en ambos casos, tanto para la persona con muchos recursos económicos, como para la que no los tiene, hay un recurso que en mayor o menor medida es igual para ambos: el tiempo. El tiempo que dedicamos a agradar a la persona amada, es un recurso que “sacrificamos” a ella igualmente.
Vairagya (desapego) entonces no significa abandonar deberes sociales y las responsabilidades de la vida. Esto no significa desprendimiento del mundo, o una vida solitaria en una cueva del Himalaya. Esto no significa afeitado de la cabeza y descartando una ropa. Vairagya es mental desprendimiento de todas las conexiones del mundo.El hombre puede permanecer en el mundo y cumplir con todas las obligaciones de su orden y etapa de la vida con desapego. Puede ser un dueño de casa o grayhasta. Él puede vivir con su familia y los niños. Pero, al mismo tiempo, puede tener perfecto mental desprendimiento de todo. Él puede realizar su práctica espiritual sistemáticamente. Que el hombre que tiene perfecto mental destacamento mientras se mantiene en el mundo es un héroe, de hecho. Él es mucho mejor que un hombre santo que vive en una cueva del Himalaya, porque el tiene que enfrentar innumerables tentaciones en todos los momentos de su vida.Adonde vaya un hombre, se lleva con él sus deseos y sus impresiones del subconsciente. Incluso si él vive en soledad en el Himalaya, todavía es el mismo hombre mundano si él está dedicado a construir castillos en el aire y pensando en los objetos del mundo. En ese caso, incluso la cueva se transforma en una gran ciudad para él. Si la mente sigue tranquila, si es libre de archivos adjuntos, uno puede ser perfectamente desapasionado incluso mientras vivía en una mansión. Esa mansión se convertirá en un bosque para él. Vairagya es puramente un estado mental.Vairagya es un medio para alcanzar la sabiduría del Ser. No es el objetivo en sí. Una realidad que no tiene ni deseo ni pasión. Si le das un poco pan seco, él estará muy satisfecho y no refunfuñara. Si usted le dará la mejor dulces, la leche y frutos, él no lo rechazara, pero no se pondrá eufórico por la buena comida. Él ha alcanzado la ecuanimidad de mente y está por encima de los gustos. Él encuentra delicias en su propia alma solamente, pero no en los objetos externos.
"Quién renuncia a todas las esperanzas y deseos y sigue estando desapegado en el mundo; quién no está emocionado por el deseo sexual o el enojo—dentro de su corazón, Dios mora."SGGS 633